Enviado por
José María Rebés

Efemérides: el Hindenburg (6/5/1937)

 Fecha y hora de inicio
 
06/05/2014 19:33:40
895 vistas

Supongo que todos estamos familiarizados con los dirigibles que hoy en día se observan sobre campos de deporte, pequeños aparatos impulsados silenciosamente por unos motores a los que en verdad podríamos llamar "ventiladores" por su forma. Pequeños y seguros, nada tienen que ver con los grandes zeppelin que Alemania fabricó justo antes de la II Guerra Mundial.




El nombre de estos aparatos hace referencia a Ferdinand von Zeppelin, noble alemán, inventor y fundador de la fábrica que llevó su apellido y en la que se fabricaron aquellos enormes dirigibles, no quedando claro si fue él quien los inventó o si por un acto de amistad el Sr. Carlos Albán, cónsul en Hamburgo del gobierno colombiano, le cedió la patente en 1888.

Sea como fuere el "LZ 129 Hindenburg", con registro D-LZ129, realizó su primer vuelo el 4 de marzo de 1936, un poco más de un año antes de su destrucción total el 6 de mayo de 1937 en New Jersey. Era un aparato enorme, dejaba pequeños a los aeroplanos más grandes actuales: sus 245 metros de longitud equivalen a más de 2 veces el césped de los campos de fútbol del Real Madrid o del Barcelona, ambos de unos 105 metros de longitud. Si lo comparamos con los aeroplanos, el Boeing 747-8 mide 76,3 metros, según la compañía Boeing; el Airbus A380 tiene una longitud máxima de 72,72 metros, según la compañía Airbus; y el Antonov An-225 Mriya llega a los 84 metros, siendo el aeroplano más largo nunca construido hasta la fecha. Fue también, junto con su gemelo "LZ 130 Graf Zeppelin II", el dirigible más largo de la historia.

Tampoco era nada desdeñable el diámetro del Hindenburg, sus 41,18 metros lo hacían más ancho que largo es un Airbus A320 (37,57 metros), aunque algo menor que un Airbus A321, y más o menos tan ancho como largo es un Boeing 737-9 (42,10 metros).

Su velocidad máxima era realmente baja para lo que hoy en día esperamos de un vuelo, solo 135 km/h, pero enorme para la época, impulsado por cuatro motores Daimler-Benz DB 602 de 890 kW cada uno.

Acomodaba en su interior a un máximo de 87 pasajeros (el día de su primer vuelo los tuvo), y a 61 tripulantes. Increíble el número de tripulantes comparado con el de pasajeros, ¿verdad?

Y lo que le mantenía en el aire era un volumen de gas de unos 200.000 metros cúbicos, el equivalente de unas 80 piscinas olímpicas (2.500 m3 por piscina). Inicialmente se había previsto el uso del gas helio, por no ser inflamable, lo que resultaba mucho más seguro que otros posibles candidatos. Pero el helio era muy raro en aquella época, y estaba disponible solo como subproducto de la extracción de algunas reservas de gas que se encontraban en los Estados Unidos de América. Este gran país utilizaba todo el helio producido para sus propios aparatos, y se negó a suministrarlo a Zeppelin, por lo que la fábrica tuvo que cambiar el diseño del LZ 129 para la utilización de hidrógeno, en lugar de helio. Era el único gas útil que se podía fabricar en la cantidad requerida por el LZ 129, o hidrógeno o abandonar el proyecto, ya en fase de construcción porque los alemanes estaban seguros de que acabarían convenciendo a los norteamericanos para que les vendieran helio. Pero no fue así. El destino quiso que ese gran dirigible se incendiara en los Estados Unidos de América.

El hidrógeno sí es inflamable, además de ser incoloro e inodoro. Es el gas más ligero, lo que permitió elevar el número de pasajeros, creando un nuevo espacio en el interior del zeppelin. No era un gas nuevo en el mundo de los dirigibles/globos, remontándose el primer uso documentado a 1783, y cuando se construyó el LZ 129 hacía por lo menos 30 años que se usaba regularmente en dirigibles, exactamente desde el año 1900 como vuelo experimental y 1910 en vuelos regulares. No era pues un gas de uso inseguro, habida cuenta de la experiencia acumulada en su manipulación, ni su uso era experimental.

Su último vuelo partió el día 3 de mayo de 1937 desde Frankfurt, Alemania, con destino en Lakehurst, New Jersey, EEUU. Su llegada a destino se produjo con varias horas de retraso, debidas a las maniobras para evitar una serie de fuertes tormentas sobre destino. Sobre las 7 de la tarde, hora local, recibió el permiso para su atraque, que a las 7:21 se estaba a punto de culminar cuando de repente se observaron luces de descargas eléctricas, electroestáticas o luces de San Telmo, y el fuego, que algunos afirmaron que comenzó en la parte delantera, en la zona de atraque, se extendió rápidamente a toda la parte superior del dirigible, envolviendo después todo el aparato. La estructura cedió, cayendo sobre la zona de pasajeros, que no estaba situada en el exterior del dirigible (la barquilla exterior era el cockpit) sino en la parte baja del globo. A pesar de eso algunos pasajeros consiguieron saltar al exterior, desde unos 15 metros de altura y en total sobrevivieron 62 personas, falleciendo 13 pasajeros, 22 tripulantes y un operador en tierra. Muchos se salvaron gracias a que el contenido de los depósitos de agua potable del dirigible, que también se encontraban en el interior del mismo, se vertió sobre los habitáculos de los pasajeros.

Varias teorías han intentado explicar desde entonces el por qué del incendio (recogido además en una película sobrecogedora y radiado en su día en directo, grabación que también se conserva). Entre las posibles causas se encuentra el sabotaje (debido a varios posibles motivos, desde políticos a económicos), descargas de electricidad estática que prendieron vapores de hidrógeno de pequeñas fugas (el hidrógeno quema a una elevadísima temperatura, lo que rompería el fuselaje y dejaría expuesto todo el volumen de hidrógeno), un rayo (recordemos que había tormenta, incluso llovía en el momento del atraque) y por último a fallo en alguno de los motores que podría haber expulsado llamas. También se ha hablado de una posible degradación de los materiales utilizados en la cobertura y en el fuselaje del globo, que podrían haber reaccionado espontáneamente bajo ciertas condiciones meteorológicas.

Todo esto es fácil de encontrar en Internet, sirvan estas líneas mías solo cono recordatorio del triste hecho y de la desaparición de los "diplodocus" de los dirigibles, los grandes Zeppelin.

https://www.youtube.com/watch?v=CgWHbpMVQ1U

Saludos,

José María Rebés

pd: se me ha criticado recientemente, y de una forma harto desagradable pra mí, por escribir estos artículos divulgativos utilizando como base documentos accesibles para todos en Internet. Es cierto que lo están, es cierto que no soy un investigador de lo que narro, sino que me limito a recopilar información, cotejar fuentes, leer hemerotecas, buscar fotografías en AC para ilustrar lo que escribo y que dedico a todo ello una media no inferior a 4 horas de mi tiempo por cada artículo que subo a este foro, sin haber jamás copiado literalmente nada de lo que he firmado, salvo expresa mención. Yo no nací para ver en 1783 volar un globo con hidrógeno, ni para presenciar la aceptación de la patente de los zeppelin en 1888, ni estaba en New Jersey el 6 de mayo de 1937, así es que queda claro que de alguna manera debo documentar mis escritos.
¡Me interesa este tema! 4 Notificar uso indebido














Pulsa aquí para ver las condiciones


© 2006-19 Luis BarcalaContacto | Aviso legal | Privacidad | Equipo | In English